Estás aquí
Inicio > Nacional > Crece desesperación afuera de los hospitales de Guayaquil por conseguir fármacos y hay colas otra vez para comprar insumos en las distribuidoras

Crece desesperación afuera de los hospitales de Guayaquil por conseguir fármacos y hay colas otra vez para comprar insumos en las distribuidoras

En medio del aumento sostenido de casos de COVID-19, el producto Actemra prácticamente solo se consigue a través de contactos en internet.

Un día de hospitalización de su conviviente ya le representaba a Marcela Pérez un egreso, según ella, de alrededor de $ 300 en la compra de fármacos y el pago de exámenes de laboratorio.

Afuera del hospital Bicentenario, perteneciente al Municipio de Guayaquil y que ofrece cuidados intermedios a pacientes con COVID-19, la mujer —que habita con su pareja en el vecino cantón Durán— comentó que su compañero de vida es diabético, que presentó síntomas del virus y que consecuentemente falló su sistema respiratorio.

“Compré una bomba, de esas para poner insulina”, manifestó la mujer, que señaló que su esposo era taxista informal y que posiblemente contrajo la enfermedad en el oficio.

En Guayaquil, en medio de un aumento sostenido de casos y de muertes por COVID-19, crece la desesperación por conseguir fármacos y, por supuesto, el dinero para la compra; e incluso volvieron las colas para adquirir insumos en las distribuidoras del centro de la ciudad.

Marcela Pérez dijo que en su barrio en El Recreo tendría que vender comida u organizar bingos para obtener recursos, puesto que está por asumir una deuda de al menos $ 800 si compra dos unidades de Actemra, un fármaco requerido en el tratamiento del virus.

“Un conocido que está en Estados Unidos dijo que me podría mandar a $ 400 cada una”, expuso la mujer, que detalló que el médico tratante le pidió que vaya consiguiendo el insumo, que seguramente podrían necesitarlo en el transcurso de las horas.

En Guayaquil, el Actemra prácticamente solo es posible de conseguir a través de contactos en internet. En redes sociales, ciudadanos denuncian que la unidad puede costar entre $ 800 y $ 1.000. Generalmente, el costo en el mercado es de $ 350.

La empresa farmacéutica Roche, productora del insumo en Ecuador, indicó que en un mes había puesto en el mercado local un total de 4.000 unidades, y llamó a las autoridades a indagar posibles irregularidades en la distribución a los consumidores.

Afuera del hospital Bicentenario, Luz Álvarez, hermana de otro taxista, decía que había gastado $ 15 en la primera receta, que esperaba que el cuadro de su pariente no se complique para no estar en el apuro de conseguir dinero.

En el hospital Guasmo, personal reconoce que les piden a familiares que consigan dos tipos de insumos anestésicos, utilizados en el procedimiento de intubación de pacientes, y que son conocidos como Midazolam y Rocuronio.

“En promedio piden seis ampollas de Midazolam y ocho de Rocuronio al día, o más dependiendo de la reacción del paciente”, manifestó una funcionaria pública que había salido de la casa de salud.

Afuera había varios vehículos de funerarias; asimismo, varios grupos familiares lamentaban la pérdida de los suyos, en tanto que contrataban servicios para el posterior sepelio.

Por tratarse de productos de uso hospitalario, en las farmacias situadas afuera del hospital Guasmo no hay estocaje. Una despachadora comentó que los familiares buscan el insumo en las distribuidoras del centro.

En la zona de los locales en mención, la mañana del miércoles 7 sí había Rocuronio a un costo de entre $ 7 y $ 8, pero no Midazolam. “No tenemos precios porque no hay el producto”, explicó una despachadora de medicinas.

En al menos tres locales, usuarios debieron hacer columna para ser atendidos. La escena fue habitual en abril del 2020, en el pico de la pandemia del COVID-19 en Ecuador, en días en que el toque de queda empezaba a las 14:00 y regía la restricción vehicular.

Compradores también buscaron insumos para aplicar insulina a pacientes diabéticos.

Otros parientes de afectados por COVID-19 buscaron recargar tanques de oxígeno medicinal. En 6 de Marzo y Francisco de Marcos, el contenido equivalente a 6 metros cúbicos costaba $ 35. No obstante, había escasez del producto al mediodía. El dueño del negocio pedía volver pasadas las 14:00.

El martes 7, autoridades de la Agencia de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) clausuraron un local de venta de oxígeno luego de reportes de que se vendía oxígeno industrial como medicinal, al pintar los cilindros de blanco.

El oxígeno industrial, distinguido por el color verde, es utilizado en labores de soldadura. Un dueño de local del producto comentó que el año pasado, en el anterior pico de casos de COVID-19 en Guayaquil, el producto fue la alternativa ante la escasez y que entonces no había reparo de las autoridades en la administración a pacientes.

El tanque de 6 metros cúbicos se expende a $ 35 en promedio; el de oxígeno industrial del mismo volumen, a $ 30.

En Durán, donde funciona la planta procesadora del insumo, un tanque de producto medicinal con ese contenido cuesta mínimo $ 25.

Fuente: EU

Deja una respuesta

Top
A %d blogueros les gusta esto: