Estás aquí
Inicio > Internacional > Mujer finge que una muñeca es su hija luego de haberla matado

Mujer finge que una muñeca es su hija luego de haberla matado

La estadounidense Tiaundra Christon fue sentenciada a 20 años de prisión por haber denunciado a la Policía la desaparición de su hija de 2 años con el fin de ocultar su muerte en extrañas circunstancias en 2018.

La condena que recibió es la más alta que puede aplicarse por manipular un cadáver humano según la legislación del estado de Texas, informa Click2Houston. Su novio y coacusado, Kenny Hewett, recibió la misma pena en noviembre de 2019.

El cadáver de Hazana Anderson fue encontrado en el fondo del lago Moses a finales de octubre de 2018, envuelto en una bolsa de plástico y atado con una cuerda a una roca. El forense no pudo determinar la causa de la muerte y, por lo tanto, nunca se presentaron cargos de homicidio contra la pareja.

Golpeada y agredida sexualmentePara encubrir la muerte de Hazana, su madre denunció a la Policía que desapareció de su cochecito en un parque el 28 de octubre de 2018, recoge el portal RT.

Durante una operación de búsqueda masiva, los detectives interrogaron a los testigos que vieron a Tiaundra pasear a su hija en el cochecito, pero resultó que lo que habían visto era una muñeca de tamaño natural que la Policía posteriormente encontró en un contenedor de basura cercano.

Al ser interrogada, la madre confesó que su hija había muerto días antes. Christon había viajado con Hazana a Houston para ver a su novio Kenny Hewett y los tres se habían alojado en un hotel. El hombre salió con la menor a por comida y cuando regresaron media hora después la niña estaba llorando y él empezó a golpearla con fuerza con un cinturón.

Hewett pidió a la madre que también golpeara a Hazana, pero como consideró que no lo hacía con suficiente fuerza volvió a azotar a la menor él mismo hasta que la niña perdió la conciencia.

Luego, según el testimonio de Christon, la pareja metió a Hazana bajo agua fría en la ducha para intentar reanimarla, y fue en ese momento que la madre se dio cuenta de que la menor había sido agredida sexualmente.

La niña no se despertaba y su temperatura disminuyó, por lo que intentaron calentarla con un secador de pelo, pero lo único que consiguieron fue quemarle la piel. Entonces, la madre y su novio envolvieron el cuerpo de Hazana en un plástico y la dejaron en su coche durante tres días, antes de hundir el cadáver en el lago.

Fuente: Vistazo

Deja una respuesta

Top
A %d blogueros les gusta esto: