Estás aquí
Inicio > Nacional > La enorme grieta que está partiendo a África en dos y que dará vida a un nuevo océano

La enorme grieta que está partiendo a África en dos y que dará vida a un nuevo océano

El continente en donde empezó todo, África, se está partiendo en dos lenta e inexorablemente. Un fenómeno, que según confirman científicos, producirá que se genere un nuevo océano dentro de millones de años.

Ya en 2005 se descubrió la grieta de cientos de kilómetros a lo largo de un tramo árido de la región Afar de África Oriental. Esta desolada extensión se asienta sobre la unión de tres placas tectónicas que se separan muy lentamente y que eventualmente dividirá al continente en dos.

Las nuevas mediciones satelitales han ayudado a los científicos a comprender mejor la transición respecto al destino tectónico de África, y ofrecen herramientas importantes para analizar el nacimiento de un nuevo océano en uno de los lugares más geológicamente únicos del planeta.

«Este es el único lugar en la Tierra donde puedes estudiar cómo la grieta continental se convierte en una grieta oceánica», dijo a NBC News, Christopher Moore, estudiante de doctorado en la Universidad de Leeds en el Reino Unido, que ha estado utilizando un radar satelital para monitorear la actividad volcánica en África Oriental que está asociada con la ruptura del continente.

El océano al que se refieren los científicos tardará entre unos 5 a 10 millones de años en formarse.

Pero, ¿cómo se llegó a esto?

La corteza terrestre está formada por una docena de placas tectónicas grandes, que son losas rocosas de forma irregular que constantemente se aplastan, trepan, se deslizan o se separan unas de otras.

Durante los últimos 30 millones de años, la placa árabe se ha alejado de África, un proceso que creó el Mar Rojo y el Golfo de Adén entre las dos masas de tierra conectadas. Pero la placa somalí en África oriental también se extiende lejos de la placa de Nubia, separándose a lo largo del Valle del Rift de África Oriental, que se extiende a través de Etiopía y Kenia.

Sin embargo, aún existen grandes dudas, como la causa de que el continente se separe. Una teoría es que una columna masiva de rocas sobrecalentadas que se elevan del manto debajo de África Oriental podría estar impulsando la grieta continental de la región.

Las observaciones satelitales detalladas combinadas con investigaciones de campo adicionales pueden ayudar hoy a los científicos a reconstruir lo que está sucediendo bajo tierra en la región de Afar. Pero si el área es un laboratorio vivo para estudiar la grieta continental, el medio ambiente no lo hace fácil.

«Se le ha llamado el infierno de Dante», dijo Cynthia Ebinger, geofísica de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, que ha llevado a cabo numerosas campañas de investigación de campo en la región de Afar. “La ciudad habitada más calurosa de la superficie de la Tierra está en Afar. Las temperaturas diurnas a menudo alcanzan los 130 grados Fahrenheit y se enfrían a 95 grados templados por la noche ”.

Algunas de las investigaciones de Ebinger en el campo se centraron en una grieta gigante de 35 millas que se abrió en el desierto de Etiopía en 2005. La división violenta fue equivalente a varios cientos de años de movimiento de la placa tectónica en solo unos días, dijo.

Con el tiempo, estos eventos divisorios remodelarán el continente africano. Cada límite de placa en la región Afar se está extendiendo a diferentes velocidades, pero las fuerzas combinadas de estas placas de separación están creando lo que se conoce como un sistema de cresta en el medio del océano, donde eventualmente se formará un nuevo océano.

«El Golfo de Adén y el Mar Rojo se inundarán en la región de Afar y en el Valle del Rift de África Oriental y se convertirán en un nuevo océano, y esa parte de África Oriental se convertirá en su propio pequeño continente separado», dijo a NBC News Ken Macdonald, un geofísico marino y profesor emérito de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Las tres placas se separan a diferentes velocidades. La placa árabe se aleja de África a una tasa de aproximadamente 1 pulgada por año, mientras que las dos placas africanas se separan aún más lentamente, entre media pulgada y 0.2 pulgadas por año, según Macdonald.

El proceso de ruptura puede estar ocurriendo a un ritmo glacial, pero los investigadores dicen que hay signos claros de que esta transición está teniendo lugar. A medida que las placas se despegan, el material del interior de la Tierra se mueve hacia la superficie y forma una corteza oceánica en las crestas.

Fuente: Vistazo

Deja una respuesta

Top
A %d blogueros les gusta esto: