Estás aquí
Inicio > Internacional > Hombre muere tras hacer 300 sentadillas por romper toque de queda

Hombre muere tras hacer 300 sentadillas por romper toque de queda

Darren Manaog Peñaredondo, un hombre filipino de 28 años, murió después de que, presuntamente, la policía lo sorprendiera infringiendo el toque de queda y le obligara a hacer 300 sentadillas como castigo.

El hecho sucedió en la ciudad de General Trias, provincia de Cavite, Filipinas. De acuerdo con la familia del ahora occiso, fue forzado a hacer un centenar de sentadillas sincronizadas con otras personas capturadas. Si no podían hacerlo al mismo tiempo, todos tendrían que empezar de nuevo.

Finalmente, Peñaredondo regresó a su hogar a la mañana siguiente, pero su esposa, Reichelyn Balce, le dijo al medio de noticias Rappler que el hombre tuvo problemas para movilizase durante todo el viernes.

«Todo ese día, luchó para caminar, simplemente gateaba. Pero no me lo tomé en serio porque dijo que era un simple dolor de cuerpo», señaló.

Eventualmente Darren tuvo una convulsión que lo dejó en coma, y murió a las 10 de la noche del pasado jueves 1 de abril, según fuentes cercanas.

El jefe de la policía de la localidad, el teniente coronel Marlo Nillo Solero, indicó que no existía tal castigo para las personas que violaban las restricciones de COVID-19.

«En su lugar, realizamos charlas«, dijo. Además, negó la presunta implicación de los policías locales, diciendo que no tenían constancia de la detención de un tal Darren Manaog Peñaredondo como infractor de la cuarentena.

Sin embargo, el grupo de derechos humanos, Karapatan, pidió que se abriera una investigación inmediata sobre la muerte de Peñaredondo, y un vocero de la organización aseveró que se encontraban angustiados por un informe que circulaba por las redes sociales, y que, de ser cierto, sería necesario investigarse como una “posible violación a la ley contra la tortura”.

De acuerdo con los registros de la BBC, a principios de este mes, Human Rights Watch advirtió que se estaba abusando de los infractores de las reglas en Filipinas.

El grupo de derechos humanos dijo que hubo casos en los que la policía y los funcionarios locales habían confinado a personas en jaulas para perros y otros se vieron obligados a sentarse al sol del mediodía.

Hasta este miércoles 7 de abril, se ha confirmado que la Policía de Filipinas reasignó al teniente coronel Marlo Solero y a otros dos agentes. Además, el diario The Philippine Star expuso que ya se ha probado que, efectivamente, la fuerza policia obligaba a los infractores del toque de queda a realizar ejercicios físicos.

Actualmente, la ciudad de General Trias se encuentra sumida en estricta cuarentena comunitaria para frenar el aumento de los casos de COVID-19. El toque de queda dispuesto por las autoridades es desde las 18:00 hasta las 05:00 del siguiente día.

Filipinas acumula 813 mil casos de coronavirus y más de 13 mil muertes.

Fuente: Vistazo

Deja una respuesta

Top
A %d blogueros les gusta esto: