Estás aquí
Inicio > Internacional > Archivos secretos del papa Pío XII salen a la luz

Archivos secretos del papa Pío XII salen a la luz

Los famosos “archivos secretos” del Vaticano, tiene 85 km de estanterías, la que contiene una sección sobre el pontificado de Pío XII, los que fueron protegidos por décadas atrás de rejas y polvo.

Muchos historiadores ávidos de información, exploraron este lunes 2 de marzo, los archivos del pontificado del papa Pío XII (1930-1958), quien fue acusado de permanecer en silencio durante el exterminio de seis millones de judíos.

Doscientos expertos tenían autorización se encontraban en pequeñas salas adjuntas a los archivos del Vaticano. Tras décadas de controversia, desde este lunes, los estudiosos que recibieron la autorización hace más de seis meses pueden acceder, gracias a un inventario que los archiveros de la Santa Sede tardaron 14 años en terminar.

El joven investigador alemán Sascha Hinkel, considera que es “una excelente oportunidad formar parte del primer grupo” que accede a esos documentos. Es miembro del grupo de asistentes del profesor de Historia Religiosa Hubert Wolf, experto en Pío XII y del nazismo, quien tiene cinco años de trabajo por delante y muchas preguntas pendientes.

“Para millones de personas, católicas y judías, estos archivos son de enorme interés humano”, asegura Suzanne Brown-Fleming, directora de los programas internacionales del Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos, quien inició una investigación de tres meses.

“La Iglesia no le teme a la historia”, advirtió el papa Francisco, cuando decidió hace un año autorizar la apertura de los codiciados archivos. Estos “archivos secretos”, con 85 km de estanterías, con una sección específica del pontificado de Pío XII, fueron muy protegidas tras rejas y el polvo que cubre algunos de sus documentos.

Existen dibujos y cartas de niños alemanes de agradecimiento al papa en 1948 por los regalos enviados con motivo de su primera comunión.

Además se incluyen archivos inéditos sobre el largo período de la posguerra, abiertos por primera vez, que contienen la censura a escritores y sacerdotes calificados como muy cercanos al comunismo.

Sobre la polémica fase del exterminio judío, “el Holocausto”, el Vaticano ya publicó lo esencial hace cuarenta años, en once volúmenes pero sin las respuestas del pontífice a sus visitantes.

Hoy los historiadores de todo el mundo comprenderán más de cerca la personalidad del papa italiano, cauteloso, amante de la cultura alemana, quien fue nuncio apostólico durante doce años en Alemania entre 1917 y 1929, observó el ascenso del nazismo y que luego reinó desde el Vaticano durante la Segunda Guerra Mundial con una Europa dominada por nazis y fascistas.

Fue acusado por sus detractores de guardar silencio ante el exterminio de los judíos en los campos de concentración, pero también fue defendido por otros, por haber escondido a al menos a 4.000 judíos romanos y protegido de alguna manera a los católicos europeos de más horrores. Pasiones y controversias se desempolvan en el Vaticano.

La historiadora italiana Ana Foa comentó, el papa era un aristócrata romano, “nunca alzó la voz y los documentos no van a contradecir eso”, refiriéndose a su conducta “muy diplomática” frente a los alemanes.

“Durante la guerra pensó que su deber era salvar vidas y no condenar a las ideologías”, calificó la profesora, actualmente jubilada.

“Pío XII fue un producto de su tiempo. No era particularmente antijudío, pero tampoco negó la historia antijudía de la Iglesia”, dijo en resumen.

Afirma, que “durante la posguerra gozó del aprecio de los judíos que habían sido escondidos por las instituciones católicas, pero no le sacó provecho a eso. No entendió lo que había ocurrido. Era un hombre del pasado”.

Luego de la apertura de los archivos, el Vaticano ha evitado tocar el tema de la beatificación de Pío XII, ahora estancado.

El primer paso lo dio en 2009 Benedicto XVI, el resultado fue una enorme cantidad de protestas de las organizaciones judías.

Las siete secciones de los archivos de la Santa Sede que custodian documentos sobre Pío XII, alojarían, únicamente, a un centenar de investigadores al día para ese trabajo delicado y meticuloso entre los viejos fascículos, porque no todos los archivos fueron digitalizados.

Fuente: AFP

Deja una respuesta

Top
A %d blogueros les gusta esto: